AMLO culpa al neoliberalismo de la violencia en estadio de Queretaro

López Obrador confió en el compromiso que hizo el gobernador del estado, Mauricio Kuri, de continuar con todas las líneas de investigación, determinar responsables por acción u omisión y castigarlos con todo el peso de la ley.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador atribuyó los hechos violentos ocurridos en el estadio La Corregidora de Querétaro a “resabios” de los gobiernos neoliberales anteriores, que de acuerdo al mandatario mexicano apostaban por la corrupción, la impunidad y el abandono del pueblo; ante esto -dijo- su gobierno trabaja en moralizar al país, atendiendo los orígenes de la violencia.

“Antes se pensaba que sólo con medidlas coercitivas se podía resolver los problemas de la violencia en Mexico. Hay que atender las causas , hay que combatir la desigualdad económica y social, atender a los jóvenes, desterrar la corrupción, fortalecer la familia, evitar su desintegración; ese es el camino”, explicó el jefe del Ejecutivo en su conferencia mañanera.

Luego de que el fin de semana resultaron heridas 22 personas, dos de ellas de gravedad, por una pelea entre aficionados mientras se jugaba el partido Querétaro vs. Atlas, López Obrador confió en el compromiso que hizo el gobernador del estado, Mauricio Kuri, de continuar con todas las líneas de investigación, determinar responsables por acción u omisión y castigarlos con todo el peso de la ley.

“Nosotros no vamos a responsabilizar al gobernador; además está informando bien. Vamos a esperar, porque hizo el compromiso de que se iba a actuar conforme a la ley y de manera enérgica. Entonces vamos a esperar el resultado para que se castigue a los responsables de los hechos, muy lamentables, pero corresponde a ellos dar la información”, señaló el presidente.

La Fiscalía de Querétaro informó que ya se inició una carpeta de investigación por los delitos de homicidio en grado de tentativa, violencia en espectáculos deportivos, posible apología del delito, asociación delictuosa y delitos cometidos por servidores públicos en el caso de los hechos violentos ocurridos en el estado de la Corregidora.