AMLO celebra la «buena adquisición» de la refinería Deer Park

López Obrador señaló que esto representa un paso más rumbo a la «autosuficiencia energética».

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró este viernes que Petróleos Mexicanos (Pemex) concretara la compra de la refinería Deer Park en Texas, Estados Unidos, que calificó de «una buena adquisición».

«Una muy buena noticia, ayer se pagó lo que correspondía para que México sea dueño de la refinería Deer Park. A partir de ayer esa refinería es de la nación mexicana, fue una muy buena operación, van a poderlo constatar», dijo el mandatario durante su rueda de prensa matutina desde el Palacio Nacional.

López Obrador señaló que esto representa un paso más rumbo a la «autosuficiencia energética».

Agradeció a Shell por mantener el acuerdo y las condiciones de compraventa, especialmente porque estas se establecieron cuando el precio del petróleo estaba en los niveles más bajos a nivel internacional.

«Agradecer a Shell porque cuando se llevó a cabo este acuerdo de compraventa el precio del petróleo estaba abajo. Sin embargo, sostuvieron durante todo este tiempo el precio y las condiciones, no abusaron. Agradecer también al Gobierno de Estados Unidos por autorizar la compra», afirmó.

La refinería de Deer Park fue adquirida por México por unos 600 millones de dólares, lo que equivale al 50 % de la participación de Shell en la sociedad.

Adicionalmente se liquidó la deuda remanente por los 596 millones de dólares que corresponden al otro 50 % de la participación de Pemex.

López Obrador aclaró que el dinero para concretar la compra se obtuvo gracias al plan de austeridad de su Gobierno y, por lo tanto, no se adquirió deuda pública.

Destacó que la refinería de Deer Park tiene capacidad para procesar 320.000 barriles diarios y puede producir 131.000 barriles diarios de gasolina.

Además, señaló que aunado a esta refinería, hay que sumar la de Dos Bocas que se inaugurará en julio de este año y que tiene una capacidad de 340.000 barriles diarios.

Insistió en que el principal objetivo de la compra de Deer Park es que México pueda procesar su petróleo crudo y convertirlo en gasolina para dejar de importar gasolinas y diésel.

López Obrador descartó una visita a la refinería ubicada en Texas, pero afirmó que su Gobierno estará «muy pendiente» de la operación de la misma, la cual estará a cargo de Pemex.

«No tengo pensado ir, por eso fue Octavio (Romero, director de Pemex), pero sí vamos a estar muy pendientes y Pemex va a manejar la refinería, se va a mantener el mismo equipo», afirmó.