Viven en sequía en Tamaulipas; buscan salidas para sobrevivir

Los habitantes del llamado altiplano estatal también dependen de los recursos que les mandan sus parientes de Estados Unidos

La zona semidesértica de Tamaulipas es conocida como el altiplano; se localiza en la zona suroeste y está integrada por cinco municipios. Las lluvias son muy escasas y lo peor del caso es que desde un par de años atrás la sequía se ha marcado más.

Para sortearla, existen algunas actividades para sobrevivir. La principal son las remesas de los Estados Unidos, el ganado menor caprino, la pizca de frutos de la región, la talla de lechuguilla y en dos de estos poblados activaron recientemente el turismo.

Municipios como Miquihuana , Bustamante, Palmillas viven de la producción del piñón, fruta que se da en los pinales; la pizca de tuna (fruta del nopal) que no necesita mucha agua y el tallado de la lechuguilla de donde se extrae el ixtle.

Recientemente, con el programa del gobierno federal Sembrando Vida apostaron por el cultivo del maguey y el nopal. Los municipios de Jaumave y Tula también empezaron a detonar el turismo, con el resultado de buenos dividendos.

Tula ha destacado más pues aparte de esa actividad económica se encuentran también las remesas.

Según estimaciones del gobierno del estado, el municipio recibe un promedio de 4 millones de dólares mensuales dentro de una población de 29 mil 560 habitantes.

Se estima que en Estados Unidos viven y trabajan de manera ilegal poco más de 20 mil “tulteceos”, los responsables de mantener la economía de esta zona semiárida, donde sobreviven de la talla de lechuguilla, cuyo pago es fundamental dentro de los cinco municipios; también están otras actividades del campo como la creación de invernaderos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.