Denuncian a empresas de armas; exigirán compensación económica

El gobierno federal pretende acabar con el comercio “negligente” de armamento de alto calibre desde Estados Unidos, afirma el canciller

El Gobierno de México, a través de la Cancillería, presentó ayer una demanda en la Corte de Justicia de Boston, Massachussets, contra fabricantes de armas de fuego de Estados Unidos por ser causantes en parte, debido a su “negligente comercio”, de la ola de violencia en México.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, advirtió que el objetivo es que cese la impunidad en el tráfico ilícito de armas. Además, se busca una compensación económica ante los daños causados por las prácticas de estas empresas sin responsabilidad y que se comprometan a establecer mecanismos de monitoreo para conocer hacia dónde van dirigidas las armas de alto calibre que se compran a sus distribuidores.

Argumentan que cuando sale a venta y comercialización ellos ya no tienen ninguna responsabilidad, pero sí la tienen y por supuesto que tienen información precisa si alguien llega y compra cinco Barrets de 50 mm, tienen toda la información de quién la compró y si la compran tres veces, también tienen la información.

Pero no sólo eso, están desarrollando diferentes modelos que utiliza el narcotráfico, están hechas para eso, para que las compren, son más valiosas, tienen diferentes arreglos desde el punto de vista estético y de uso”, señaló al anunciar la querella.

Las empresas implicadas en la demanda son: Smith & Wesson Brands, Inc.; Barret Firearms Manufacturing, Inc.; Beretta U.S.A. Corp.; Colt’s Manufacturing Company LLC; Glock Inc.; Glock Ges. M.B.H.; Sturm, Ruger & Co., Inc.; Witmer Public Safety Group, Inc., y D/B/A Interstate Arms.

Adicionalmente, se les exige a estas compañías cubrir los montos económicos de campañas enfocadas a prevenir el tráfico ilegal de armas.

Esa demanda no sustituye a otros esfuerzos que hay que hacer: México tiene que hacer más y mejor para controlar su frontera, de hecho, tenemos que pensar en otro tipo de supervisión en la frontera y en eso estamos, no sustituye, pero es indispensable. Si no hacemos una demanda de esta naturaleza y no la ganamos, no van a entender, van a seguir haciendo lo mismo y vamos a seguir teniendo muertos todos los días en nuestro país”, expresó.

El canciller mexicano rechazó que esta acción jurídica, de la cual, dijo, tiene conocimiento el presidente Andrés Manuel López Obrador y la respaldó, vaya a generar un conflicto diplomático con la administración del presidente Joe Biden.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, consideró esencial que los fabricantes de armas incorporen mecanismos de seguridad para prevenir que sean usadas por personas no autorizadas. Foto: Cuartoscuro

INDUSTRIA ARMAMENTISTA DE EU DESCALIFICA DEMANDA MEXICANA
Los fabricantes de armas estadunidenses desacreditaron ayer la demanda que interpuso la víspera el gobierno mexicano para responsabilizarlos por los índices de violencia del crimen organizado que utiliza decenas de miles de armas de fuego de fabricación estadunidense.

La industria de armas respondió a México que la violencia se debe al narcotráfico y al negocio de la trata de personas.

En lugar de buscar un chivo expiatorio en las empresas estadunidenses que respetan la ley, las autoridades mexicanas deben concentrar sus esfuerzos en llevar a los cárteles ante la justicia”, respondió el vicepresidente de la Asociación Comercial de la Industria de Armas de Fuego (NSSF), Lawrence Keane.

Enfatizó que “el gobierno mexicano, que recibe una ayuda considerable de los contribuyentes estadunidenses, es el único responsable de hacer cumplir sus leyes, incluidas las de control de armas en el país, dentro de sus propias fronteras”.

Según la NSSF, los procedimientos para la venta de armas de fuego al público en EU no los determina la industria armamentista, sino el pueblo estadunidense.

Considera que, por lo tanto, la demanda del gobierno de México “es una afrenta a la soberanía estadunidense y una amenaza a la Segunda Enmienda” constitucional, que garantiza el derecho a portar armas.

Ése es “un derecho negado al pueblo mexicano”, según los vendedores de armas, sin el que, considera, no puede defenderse de los carteles de las drogas.

La asociación aclaró que “el gobierno de Estados Unidos también vende armas de fuego directamente al gobierno mexicano”, pero declaró que “los soldados mexicanos continúan desertando para trabajar para los cárteles de la droga, llevándose consigo sus rifles de servicio fabricados en Estados Unidos”.

Reveló que “en los últimos años, el número de deserciones se ha disparado a más de 150 mil”.

Informó que “según reportes del Departamento de Estado, las armas más letales utilizadas por los cárteles mexicanos provienen de los arsenales centroamericanos”.

Esto disipa la noción repetida a menudo por la prensa de que hay una avalancha de armas de fuego compradas recientemente que se dirigen a México desde EU”, aseveraron los comerciantes de armas.

-Manuel Ocaño / Corresponsal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.