Alerta ONG sobre nuevo embate contra el territorio de los wixárikas

Zacatecas, Zac., Integrantes de la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos de las regiones oeste y centro de México exigieron a los tres niveles de gobierno su urgente intervención ante nueve violaciones graves a las garantías de la comunidad wixárika, consistentes en prácticas presuntamente ilegales realizadas por empresas industriales agropecuarias y empresas mineras, que han puesto en riesgo la vida, cultura y sustentabilidad del territorio sagrado del Wirikuta.

Demandaron que se revise “la solvencia legal de las autorizaciones necesarias para la instalación y expansión de empresas y compañías mineras y constaten si cuentan con permisos de impacto ambiental, cambio de uso de suelo de terrenos forestales, concesiones de agua, así como la congruencia con la zonificación y reglamentación del área natural protegida”.

En un pronunciamiento en nombre de los organismos públicos de derechos humanos de Aguascalientes, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit y Zacatecas, así como de la Pastoral Social de la Iglesia católica en Matehuala, San Luis Potosí, recordó que el Altiplano potosino y la Sierra de Catorce son una zona con un valor biocultural como pocas en el mundo.

Ahí “está la mayor parte de las especies de flora y fauna silvestres de todo el Gran Desierto de Chihuahua, y concentra la biodiversidad de cactáceas más importante del planeta; la mayoría se encuentra en alguna categoría dentro de la norma oficial mexicana de la Semarnat (Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales) como especies amenazadas o en peligro de extinción”.

Entre esos ejemplares está el águila real, símbolo de México y ave que encabeza la lista del programa nacional de conservación de especies prioritarias. Recalcó que los habitantes de esta parte del Altiplano mexicano “son campesinos, muchos de ellos en situación de extrema pobreza. Su forma de vida es de naturaleza agropastoril, que hace sinergia con prácticas ancestrales de caza y recolección que han preservado de la cultura huachichil de Aridoamérica”.

Wirikuta es uno de los lugares más importantes del pueblo Wixárika, que habita en Jalisco, Nayarit, Durango y Zacatecas.

“Desde tiempos inmemoriales, ahí se recrea el recorrido que hicieron las deidades desde el mar (las costas de Nayarit y Jalisco) hasta el desierto (el noroeste de San Luis Potosí) para dar origen al mundo.”

Del equilibrio biocultural de Wirikuta depende la identidad del pueblo wixárika, que habita en más de 5 mil 300 kilómetros cuadrados del territorio nacional, “una superficie más grande que la de varias entidades federativas México”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.